9 de septiembre de 2015

Blog

"...habida cuenta de que la Colombia mía también se murió, y junto con ella sus sueños de honorabilidad y decencia. Esa cosa rara que la reemplazó para mi no es más que una advenediza, una oportunista impúdica y protagónica, que en medio de una carraca de vallenatos y telenovelas, y noticieros de radio y televisión, y periodistas venales y presentadoras delincuentes, lo único que sueña es con ganar el mundial de fútbol ... Y la Colombia con que soñó el muchacho, ¿qué fue de ella?, ¿donde está?; ya lo dije, no está, se esfumó como lo que fue: un sueño de marihuana o de bazuco. Esto que padecemos hoy no es Colombia, es otra cosa, hay que cambiarle el nombre; ¿y cómo la ponemos?, ah yo no sé, ya no estoy en la edad de los bautizos, estoy en la edad de los entierros."
 Fernando Vallejo