26 de febrero de 2016

Blog

Ayer confirmé que una de las satisfacciones musicales más tremendas que he sentido alguna vez ha sido la de terminar de presentar una composición y que la gente que la ha oído salga del recinto silbando la melodía central, ¡una y otra vez!. 🎹🎻