26 de abril de 2016

Blog

Magistral lección de +Hans Zimmer sobre cómo convertir cuatro infelices notas en droga pura para los oídos. ¡Bendita aquella azarosa llamada que te volvió compositor de cine!.