10 de mayo de 2016

Blog

Decía Fernando Vallejo en su ensayo La Puta de Babilonia en referencia a los diecisiete volúmenes de la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino: "esa es la más grande colección de paja y mierda que ha escrito nuestra especie bípeda desde el principio de los tiempos", dado que allí el santo aseguraba, entre muchas otras cuestiones, que los gusanos surgían por generación espontánea de la carne en descomposición o que las mujeres eran el resultado de un semen defectuoso. Si eso lo dijo con un texto escandalosamente antiguo, el cual a duras penas y hoy día se conoce, ¿qué opinaría el maestro el ver esta escatológica y repulsiva muestra de vídeo?... . Si bien es cierto, cada quien es libre de pensar y creer lo que quiera, una cuestión muy diferente es inclinar (o adoctrinar más bien) la mente inocente de un niño hacia un lado supuestamente conveniente para Jehóva y sus santos designios, lo que en realidad es una mentalidad peyorativamente moralista que en su gran sentido contradice las predicaciones que su único hijo estuvo haciendo por allá en la actual Palestina hace casi 2000 años en cuanto a solidaridad y compasión por el prójimo se refiere.

No me considero ateo, ya que creo que la Existencia y todo lo que sucede en ella puede llegar a ser algo demasiado perfecto y hermoso como para ser producto de una simple y muerta posibilidad matemática, pero eso si, cualquier ápice de fe que exista en mi está monstruosamente alejado del horror de las religiones abrahámicas.